5 Mitos sobre Dieta para Diabetes tipo 2

Según la OPS (Organización Panamericana de la Salud), la diabetes mellitus o diabetes tipo 2 ha llegado a cifras preocupantes: 62 millones de personas en la Región de las Américas. Este número se ha triplicado desde 1980, siendo cada vez más prevalente (1).

Además, un mal control de la misma sostenido en el tiempo, puede predisponer a desarrollar complicaciones como: insuficiencia renal (de riñones), cardíaca (del corazón), ceguera, entre otras (1). 

Teniendo en cuenta estos datos, es entendible que existan variados mitos o dichos que se pasan de boca en boca y de generación en generación para intentar mejorarla.

A continuación te compartiré algunas creencias que he escuchado repetidas veces durante mi práctica profesional y en conversaciones cotidianas con distintas personas, evaluando la evidencia científica al respecto, para dilucidar si son mitos o verdades.

1. La dieta para diabetes no debe incluir frutas: ¿Mito o verdad?

Las frutas son alimentos sumamente beneficiosos para la salud, debido a su contenido de vitaminas, agua, antioxidantes, y particularmente gracias a su contenido de fibra (2).

Sin embargo, debido a que contienen hidratos de carbono (azúcares) dentro de su composición nutricional han generado controversia respecto de si pueden ser ingeridos por personas que tienen diabetes.

frutas para diabetes
Fuente: Gundo App

Veamos más en detalle: la fibra contenida en las frutas ayuda a que los azúcares consumidos se absorban más lentamente, de esta forma dichos azúcares pasan a menor velocidad hacia la sangre. Esto colabora con evitar que ocurran “picos” de glucemia (que la glucosa en sangre se eleve abruptamente), ya que esto representaría un problema en personas que tienen diabetes (2).

 

Muy interesante pero, volvamos a las frutas: ¿son buenas para la diabetes? La evidencia científica señala que sí. Se ha visto que su incorporación a la dieta se relaciona con la prevención de las complicaciones de la diabetes a largo plazo y con un mejor control de la enfermedad (3).

1.1. ¿Qué opinan las asociaciones de Diabetes y la OMS?

La International Journal of Nutrition, Pharmacology and Neurological Diseases, la Asociación Estadounidense de Diabetes (USDA), la Organización Mundial de la Salud (OMS), los Institutos Nacionales de Salud (NIH) y la Asociación Canadiense de Diabetes (CDA) recomiendan que para la prevención de la diabetes tipo 2 se fomente el consumo de carbohidratos proveniente de alimentos altos en fibra, vitaminas, minerales y antioxidantes (como las frutas), con bajo índice glucémico (siendo el índice glucémico un indicador de la velocidad con que el hidrato de carbono pasa a la sangre y eleva la glucosa sanguínea) (3).

No olvidemos que estas recomendaciones se engloban dentro de un estilo de vida activo, y una alimentación balanceada, es decir que el consumo de frutas por sí solo no alcanza para tratar la diabetes ni prevenir sus complicaciones, sino que debe ir acompañado de un estilo de vida saludable (3). 

2.2. ¿Qué tener en cuenta al consumir frutas?

frutas dieta para diabetes
Fuente: Unsplash

Pero sí es bueno tener en cuenta que si tienes diabetes, no tengas miedo de incluir estos alimentos en tu dieta. Una clave super importante es que cuando las incluyas, no lo hagas en forma de jugo exprimido o filtrado, sino que consumas la fruta entera, incluso con cáscara si fuera posible, ya que en su pulpa y cáscara es donde se encuentra la fibra, que disminuye su índice glucémico (2)(4). 

De hecho se ha asociado en algunos estudios, el consumo de jugo de fruta con mayor riesgo de diabetes, y el consumo de frutas enteras como arándanos y manzana con un menor riesgo (4). 

Resultado: MITO

 

2. Si el alimento es integral, no importa la cantidad consumida: ¿Mito o verdad?

cereal integral diabetes
Fuente: Conasi

Primero aclaremos qué significa que un alimento sea “integral”: este término se refiere a que se ha conservado su corteza o el grano entero, con “todos” sus componentes, hace referencia a su integridad. Esto, en términos generales, implica que contenga fibra, ya que si nos referimos por ejemplo al arroz, este componente se encuentra mayoritariamente en la corteza del grano. 

Por otra parte, que un alimento sea integral no significa que no tenga hidratos de carbono, es decir, los contiene. De hecho, siguiendo con el ejemplo del arroz, si es integral conservará la fibra pero también los azúcares complejos que hay en la composición del grano (5). 

2.1. Importancia de la Carga Glucémica en Diabetes

Entonces, más allá de que es preferible un alimento integral en vez de refinado, una persona diabética debe cuidar las porciones de los hidratos de carbono, debido a que existe un concepto denominado “carga glucémica” (5). 

La carga glucémica representa la relación entre el índice glucémico y la cantidad de hidratos de carbono consumidos, es decir: combina la cantidad neta de azúcares de los alimentos con la velocidad en que se absorben, pasan a la sangre y elevan la glucemia. Dicho de otro modo, además de la velocidad de absorción también importa la cantidad (o la carga) de azúcares. Ambos factores son relevantes a la hora de pensar una dieta para diabetes (5).

2.2. ¿Qué dicen los estudios científicos sobre Diabetes y alimentos integrales?

Entonces, volviendo al ejemplo: es bueno elegir un arroz integral o yamaní por ejemplo (con fibra), pero también se deben moderar las cantidades ingeridas en el día, ya que esto va a relacionarse con la carga o cantidad de hidratos de carbono que pasarán a la sangre (5) (6). 

Los estudios muestran que las dietas con alta carga glucémica y bajo contenido de fibra aumentan el riesgo de diabetes y dificultan su control una vez instalada la enfermedad (5) (6). 

Por el contrario, disminuir la cantidad de azúcares de los alimentos, sumado a una adición de fibra al plato (que puede ser también a través de semillas, vegetales, legumbres) tiene un efecto favorable sobre la glucemia luego de las comidas (6).

En conclusión, podemos adaptar esta recomendación a la de las frutas: se pueden consumir, pero siempre teniendo en cuenta, además de hacerlo con la fibra de la fruta, la cantidad ingerida al día (6).

Resultado: MITO

 

3. Los edulcorantes artificiales son inofensivos: ¿Mito o verdad?

edulcorantes artificiales dieta diabetes
Fuente: The Food Tech

Hace un tiempo considerable surgieron los edulcorantes no calóricos/no nutritivos (es decir que no aportan calorías y no tienen azúcar en su composición), como una alternativa para endulzar preparaciones “sin engordar” y “sin elevar la glucemia”, por lo tanto han adquirido la fama de ser seguros y buenos (7).

Se han difundido tanto que la industria alimentaria comenzó a utilizarlos en una amplia gama de productos, por lo tanto en muchos casos se llegan a consumir fácilmente y varias veces al día, sobre todo si la dieta está basada en productos industriales “light” o “zero”, en vez de alimentos naturales.

3.1. ¿Qué señala la evidencia científica sobre los edulcorantes artificiales y la Diabetes?

Pero, ¿son inocuos? Es decir, ¿verdaderamente no causan perjuicios en la salud? Veremos, la evidencia científica ha señalado la relación existente entre el consumo habitual de los edulcorantes y la alteración de la microbiota intestinal (microorganismos que viven en el intestino), predisponiendo al desarrollo de las enfermedades crónicas no transmisibles (como la diabetes, entre otras), junto con otros factores (7) (8).

Si bien muchos estudios señalan la necesidad de seguir estudiando el tema, se ha evidenciado una mayor predisposición a tener intolerancia a la glucosa (intolerancia al azúcar de los alimentos) ante el consumo frecuente de los edulcorantes artificiales (7) (8).

Entonces, más allá de que se necesita más cantidad de estudios, hoy podemos decir que no es bueno consumir edulcorantes de forma habitual ni en grandes cantidades. Lo mejor sería desarrollar más la percepción de los sabores reales de los alimentos, sin necesidad de resaltarlos o taparlos con el uso de edulcorantes, azúcar y aditivos industriales.

Resultado: MITO

 

4. La miel no tiene azúcar: ¿Mito o verdad?

miel dieta diabetes
Fuente: Unsplash

Si nos referimos a la miel como el alimento natural, mínimamente procesado (no a la miel industrial con exceso de aditivos y como consecuencia, pérdida de sus propiedades), podemos decir que es un alimento beneficioso, ya que posee propiedades antioxidantes (9).

Varios estudios científicos han sugerido que puede ser beneficioso para el tratamiento y prevención de enfermedades crónicas no transmisibles, incluyendo a la diabetes tipo 2 (9)(10). 

Sin embargo, debemos tener en cuenta que la miel sí se compone de azúcar: sus componentes principales son glucosa y fructosa (11).

4.1. ¿Qué considerar a la hora de evaluar si la miel es adecuada para personas con Diabetes?

Por otro lado, hay un detalle importante a tener en cuenta: en estos estudios se han utilizado cantidades pequeñas de este alimento. Con una ingesta baja de miel natural, se han visto reducciones en la glucemia (azúcar en sangre), y mejores resultados en cuanto a la efectividad de medicamentos como la metformina. Esto refuerza el concepto que venimos viendo durante todo el artículo sobre moderar las cantidades de los alimentos que aportan hidratos de carbono (9)(10).

Además, su consumo medido se ha relacionado con factores protectores contra el síndrome metabólico, que contempla diabetes, hipertensión arterial, obesidad y triglicéridos elevados en sangre, mejorando el perfil de triglicéridos y colesterol en sangre, además de mejorar la sensibilidad a la insulina (9)(10).

De todos modos, considero que se necesitan más estudios para sacar conclusiones al respecto. En definitiva, aunque tenga efectos beneficiosos, sí tiene azúcar y como tal, su consumo debería ser medido y acompañado de alimentos naturales de bajo índice glucémico (11).

Resultado: MITO

 

5. Si se toma medicación no es necesario cuidar la alimentación: ¿Mito o verdad?

Medicamentos diabetes
Fuente: Unsplash

En muchas ocasiones se escucha la creencia de que si se toma la medicación, y los valores en sangre dan dentro de los rangos esperables, entonces la enfermedad está “solucionada” y no se necesitan hacer más cambios.

Pero, la realidad es que el tratamiento médico y los cambios de hábitos (la alimentación, además de la actividad física y el descanso adecuado), son complementarios para lograr un buen manejo de la enfermedad (12) (13). 

 

5.1. ¿Qué evidencia científica hay sobre patrones de alimentación y Diabetes? ¿Qué opina la Asociación Americana de Diabetes sobre la terapia nutricional?

De hecho, la evidencia científica señala que existe una buena respuesta de las personas con diabetes a las Dietas Basadas en Plantas, la Dieta Mediterránea y la dieta Dash (dieta basada en alimentos naturales principalmente de origen vegetal, baja en sodio y alta en potasio), cuyas bases se componen de alimentos naturales y altos en fibra, vitaminas, minerales y antioxidantes como: legumbres, cereales integrales, vegetales, frutas, semillas, frutos secos, aceite de oliva y ocasionalmente alimentos de origen animal como pescados azules, huevos (12).

De acuerdo con las recomendaciones de la Asociación Americana de Diabetes, la terapia nutricional es muy importante en la prevención y tratamiento de la Diabetes tipo 2, con el objeto de controlar los niveles de glucosa en sangre, normalizar los niveles de presión arterial, evitar el aumento de peso y las complicaciones de la enfermedad (13).

Entonces, en definitiva: la medicación es importante, así como cuidar los hábitos. No son pilares excluyentes, sino complementarios (12) (13).

Resultado: MITO.

 

Si te gustaría aprender más sobre diabetes, te invitamos a visitar el artículo «¿Qué es la diabetes?» que compartimos en nuestro blog.

Licenciada en Nutrición Magalí Pezzarini

Universidad de Buenos Aires

 

Bibliografía

  1. Organización Panamericana de la Salud (OPS), Organización Mundial de la Salud (OMS). Diabetes. Disponible en: https://www.paho.org/es/temas/diabetes#:~:text=Aproximadamente%2062%20millones%20de%20personas,a%20la%20diabetes%20cada%20a%C3%B1o
  2. Suter P.M. Carbohydrates and dietary fiber. Atherosclerosis: Diet and Drugs.170:231-261. Disponible en: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/16596802/ 
  3. Asif, M. The role of fruits, vegetables, and spices in diabetes. International Journal of Nutrition, Pharmacology, Neurological Diseases. 2011;1(Mar):27-35. Disponible en: https://www.ijnpnd.com/article.asp?issn=2231-0738;year=2011;volume=1;issue=1;spage=27;epage=35;aulast=Asif 
  4. Muraki I, Imamura F, E Manson J, Hu F, Willet W, van Dam R. Fruit consumption and risk of type 2 diabetes: results from three prospective longitudinal cohort studies. The BMJ. 2013;347(Aug). Disponible en: https://www.bmj.com/content/347/bmj.f5001 
  5. Salmeron J, Manson J E, Stampfer M J, Colditz G A, Wing A L, Willet W E. Dietary fiber, glycemic load, and risk of non-insulin-dependent diabetes mellitus in women. 1997;277(Feb):472-477. Disponible en: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/9020271/ 
  6. Vlachos D, Malisova S, Lindberg F, Karaniki G. Glycemic Index (GI) or Glycemic Load (GL) and Dietary Interventions for Optimizing Postprandial Hyperglycemia in Patients with T2 Diabetes: A Review. Nutrients. 2020;12(May):1561. Disponible en: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/32471238/ 
  7. Suez J, Korem T, Zeevi D, Zilberman-Schapira G, Thaiss C, Maza O. Artificial sweeteners induce glucose intolerance by altering the gut microbiota. Nature. 2014;514(Oct):181-6. Disponible en: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/25231862/ 
  8. Manavalan D, Shubrook C, Young C. Consumption of Non-nutritive Sweeteners and Risk for Type 2 Diabetes: What Do We Know, and Not? Current Diabetes Reports. 2021;21(Dec). Disponible en: https://link.springer.com/article/10.1007/s11892-021-01422-3 
  9. Erejuwa O. Effect of honey in diabetes mellitus: matters arising. Journal of Diabetes & Metabolic Disorders 2014;23(Jan). Disponible en: https://link.springer.com/article/10.1186/2251-6581-13-23 
  10. Zuliani N, Chin K, Zarkasi K, Ahmad F. A Review on the Protective Effects of Honey against Metabolic Syndrome. Nutrients. 2018;10(Aug):1009. Disponible en: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/30072671/ 
  11. USDA Food Data Central: honey. https://fdc.nal.usda.gov/fdc-app.html#/food-details/169640/nutrients 
  12. Salas-Salvadó J, Becerra-Tomás N, Papandreou C, Bulló M. Dietary Patterns Emphasizing the Consumption of Plant Foods in the Management of Type 2 Diabetes: A Narrative Review. Advances in Nutrition. 2019;10(Nov):S320-S331. Disponible en: https://academic.oup.com/advances/article/10/Supplement_4/S320/5624060?login=false
  13. Durán S, Carrasco E, Araya M. Revisión: Alimentación y Diabetes. Nutrición Hospitalaria. 2012;17:1031-1036. Disponible en: http://www.nutricionhospitalaria.com/pdf/5859.pdf
Comparte este artículo en tus redes sociales si te ha parecido interesante